Como ser socio de La historia de hoy

Quienes deseen publicar deben obtener una cuenta de GMAIL y enviarla a dkritz@gmail.com. A vuelta de correo recibirán una invitación para transformarse en Autores, o sea socios del blog que pueden publicar.
Las entradas se mostrarán cronológicamente de abajo hacia arriba, de modo que cuando se llene la página principal habrá un vínculo: "Entradas Antiguas" para ver las más viejas.


sábado, 1 de diciembre de 2012

Amor en Tiempos Revueltos



Justamente este ultimo mes de noviembre de 2012 la RTVE termino su telenovela Amor en tiempos revueltos, una gran obra que comienza en la época de la república española y los primeros años del franquismo.
Una escena que ocurrió durante nuestro ultimo conflicto con los "primos" de Gaza me hizo recordar ese titulo.
Fue durante una metralla de alarmas que tuvimos en la ciudad, una tras otra. Los que estaban en el refugio no consiguieron salir durante un buen rato.
A mi me tocó justo estar caminando por una de las las calles de la ciudad. Con la primera alcancé a correr a la entrada de un edificio.
Mirando hacia afuera con esa mezcla de terror y curiosidad típica de los bombardeados  observé a una pareja en la parada del ómnibus. En realidad no era una pareja propiamente dicha pues llegaron desde dos direcciones diferentes.
Por las circunstancias no había un alma viva en la calle, ni siquiera coches parados.
Estaban tirados uno junto al otro y pegados al interior de la parada.
De pronto el muchacho abrazo a la chica y la cubrió con su cuerpo.
Supongo que la mujer estaba aterrada y el galán la protegió.
Pero no quedo ahí, entre el fin de la primera y segunda alarma, se incorporaron un poco y se quedaron sentados uno al lado del otro con sus rostros casi pegados y el muchacho acariciando sus cabello largo.
Vino la segunda alarma y los dos cayeron abrazados, casi desentendiendose del peligro, en un evidente abrazo amoroso con un rápido juego de manos y ropas. Terminó la segunda alarma y quedaron ahí acostados en el suelo en un evidente acto de amor.
No cruzaban casi palabras, solo las caricias propias del acto.
Pasaron otras dos alarmas y siguieron allí, en el suelo de la parada. Vino la tranquilidad, se levantaron despaciosamente, arreglándose sus ropas.
Se separaron un poco con las manos tomadas y con sus miradas clavadas cada uno en el fondo de los ojos del otro.
Se volvieron a abrazar en un beso profundo, se separaron un poco nuevamente con las manos entrelazadas. Comenzaron a alejarse cada uno en una dirección diferente soltando sus manos de a poco hasta un leve contacto final con la punta de los dedos.
Siguieron su camino sin siquiera darse vuelta una vez, apresurando su paso para llegar a sus destinos.
Salí de mi escondite, y comenzé a pensar en el título de la novela española de la RTVE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario