Como ser socio de La historia de hoy

Quienes deseen publicar deben obtener una cuenta de GMAIL y enviarla a dkritz@gmail.com. A vuelta de correo recibirán una invitación para transformarse en Autores, o sea socios del blog que pueden publicar.
Las entradas se mostrarán cronológicamente de abajo hacia arriba, de modo que cuando se llene la página principal habrá un vínculo: "Entradas Antiguas" para ver las más viejas.


miércoles, 9 de enero de 2013

Un día en la vida de Dios



La mesa está atestada de trabajo...
En el pequeño planeta azul perdido en la Vía Láctea se suceden  las guerras y las masacres.
En aquel otro de Andrómeda, los hombres de Lapislázuli nuevamente atacan a los Lagartiales.
En el planeta rojo de la décima dimensión del tercer universo, estan apareciendo los primeros anfibios.
Sentado en el sillón que alguna vez fué de Júpiter, mueve las piernas inquietas.
Tiene un dolor de cabeza atroz....Piensa:
-No sería mala idea pedirle a Vulcano que me abriera el cráneo de un martillazo  para liberar la presión...!
¡Pero donde lo voy a encontrar, seguro está corriendo detrás de alguna ninfa en el planetito azul!
Hablando de este planeta...
¿Y se los dejara autodestruirse?
¿Que le hace una mancha menos a la piel del tigre?
Pero es su civilización  preferida...tiene tantas a su cargo, miles de millones...pero aquellas gentes despiadadas ...pero simultáneamente  dulces e inteligentes le conmueven.
¡Cuantas veces los visitó, como Amon Ra, como la Serpiente Emplumada, como Jehova, como Zeus....hasta olvido los nombres....¡son tantos!
Intenta escribir, lo hace en una tableta, un IPad terráqueo; mucho mas practico que las plumas de ganso y el papel.
Con la tableta en sus manos sigue divagando :
 -Aquel Steve Jones era un genio...sino hubiese su obstinada estupidez de creer en la medicina alternativa lo hubiese dejado vivir 200 años...
 ¡ Menos mal que Steve no se dedicó a la investigación en medicina...sino tendría un problema de superpoblación en la Tierra!-
Visiblemente molesto por los angeles que lo asisten les grita:
-¡Pero... idiotas .... me marean  revoloteando alrededor de mi cabeza con esas alas anacrónicas...estan dejando plumas por todas partes!

-¡ Ay..Vulcano! ¿Donde te metiste?...¿Donde estas...?
-¡Que alguien me traiga una aspirina.... no, un Acamol, que el acido acetilsalicilico me destruye el estomago !-
Sigue pensando:
-En las Pléyades en el tercer planeta hay un pais donde los Mercaderes  están completamente corruptos. Y hacen sus negocios sucios en el Templo construído en mi honor.
¿Si voy.... otra vez empezará la historia de la crucificación? ¡Todavía me duelen las manos por los clavos...!
Yo quería ser carpintero, como Jose mi padre...el suave placer de dominar la madera, sudar con la sierra y crear bellos muebles, casas, barcos....
Pero el concilio planetario me eligió entre miles de millones....¿¡No podrían haber elegido a Juan el Bautista , a Mahtama Ghandi que fue mas santo que yo o a Budha, con esa cara tan beatífica...!?
Dijeron ...tiene que ser un hombre simple ... Es mas fácil encontrar una aguja en un pajar que un rico entre en el reino de los cielos.....-
...... Y aquí estoy ...dirigiendo los universos....-
Apoya el I-pad sobre la mesa y dice suspirando:
¡Por Dios....!
¡Por! .....¿...mi....?

Ningún hombre honesto se hace rico en un momento



Galindes se levantó temprano, casi de noche, tomó un café recalentado del día anterior, manoteó un pedazo de pan y salió corriendo a la parada del ómnibus. Quería ser de los primeros en el puesto de la lotería de Doña Manolita.
Años y años que soñaba con ganar el gordo de Navidad.
Salir de esa pobreza que le agobiaba. Eulalia ya había fallecido, pero si ganaba, por lo menos podría ayudar al Toto y a Clarita.
Toto, a pesar de ser ingeñiero, vivía de trabajar de taxista por las noches.
La Clarita se quemaba las pestañas cosiendo para varias modistas.
Los nietos solo soñaban con los regalos que deseaban, la bicicleta nueva con doce cambios de Carlitos estaba lejos de la realidad y la Barbie para Thelmita también. Se tendrían que conformar con alguna chuchería de plástico de aquellas de " todo por cinco euros". Cuando llegó la cola ya era bastante larga y un par de policías  estaban intentando de poner orden.
Hacía años que compraba el mismo número que le había dicho una gitana en Sevilla.
-¡ Oye payo, me da un'leuro y te adivino la suerte.!- A cambio del euro la gitana me dijo un número con muchísima seguridad y agregó- ¡ Que tu'va'a ganar a lotería con este numeo, señorito!
Y se alejó mirándome como quien mira al diablo.
Me dejó impresionado y por eso insisto.
Comenzó a saltar un poquito, a fregarse las manos y se arropó con la bufanda; hacía un frío de puta madre.
El sorteo era ese mismo día en el Teatro Real.
Ya había comprado una botella de cava barata y un turrón. También había bajado del desván la sillita plegable.
Tenía todo preparado para festejarlo.
Hoy salgo de pobre, pensó esperanzado.
A la tarde llego al teatro y se encontró con la pandilla de los pobres esperanzados de todos los años.
-¡ Hola Galindes! ¿Pues es hoy el gran día...?- le dijo Felipillo, otro pobretón soñador como el.
- ¡ Pueh, si, que es hoy...de aquí unas horas nos tomamos la cava para festejar, después nos vamos de putas para completar la fiesta...!
-¡ Ja, ja! ¿pues ya te compraste el Viagra, o un chupachús  para entrenar la lengua...?
Chanceaban entre si para soportar la angustia de la esperanza.
Galindes tenia los billetes entre sus dedos agarrotados por el frío ...
El corazón le palpitaba como nunca le había pasado, la tensión lo estaba destrozando.
Felipillo lo vió tan nervioso, que intentó calmarlo.
-¡ Pues cálmate hombre, que en esta o ganas tu o me lo llevo yo..! Ellos compraban los billetes con los tres numeros finales iguales.
Por fin el  niño del colegio San Ildenfonso canto el numero del premio mayor, con ese tono especial del "gordo de Navidad" ...
Un brillo de alegría resplandeció en los ojos de Galindes . Saltó de alegría. Pero cuando cayó al suelo, ya estaba muerto.
Su corazón no soportó el alegrazo, Felipillo intentó ayudarlo en vano...
En el tumulto,  un ratero haciendose pasar por un buen samaritano que intentaba salvarle, le arrebató los billetes.
Galindes no iba disfrutar del premio, pero el ratero tampoco. En su desesperada huida hacia la Puerta de Sol, cruzó la avenida y lo atropelló un camión de basura y murió en el acto. Al caer abrió los dedos de la mano alcantarilla , justo arriba de una alcantarilla, lugar donde había caído el cuerpo del desgraciado. Un barquito de papel que venia navegando por el agua que corria al costado de la vereda empujó los billetes en su caída.
Felipillo atendiendo a su amigo, no se dió cuenta y solo atinó a gritar:
-¡Un medico por favor....!