Como ser socio de La historia de hoy

Quienes deseen publicar deben obtener una cuenta de GMAIL y enviarla a dkritz@gmail.com. A vuelta de correo recibirán una invitación para transformarse en Autores, o sea socios del blog que pueden publicar.
Las entradas se mostrarán cronológicamente de abajo hacia arriba, de modo que cuando se llene la página principal habrá un vínculo: "Entradas Antiguas" para ver las más viejas.


sábado, 1 de diciembre de 2012

Amor en Tiempos Revueltos



Justamente este ultimo mes de noviembre de 2012 la RTVE termino su telenovela Amor en tiempos revueltos, una gran obra que comienza en la época de la república española y los primeros años del franquismo.
Una escena que ocurrió durante nuestro ultimo conflicto con los "primos" de Gaza me hizo recordar ese titulo.
Fue durante una metralla de alarmas que tuvimos en la ciudad, una tras otra. Los que estaban en el refugio no consiguieron salir durante un buen rato.
A mi me tocó justo estar caminando por una de las las calles de la ciudad. Con la primera alcancé a correr a la entrada de un edificio.
Mirando hacia afuera con esa mezcla de terror y curiosidad típica de los bombardeados  observé a una pareja en la parada del ómnibus. En realidad no era una pareja propiamente dicha pues llegaron desde dos direcciones diferentes.
Por las circunstancias no había un alma viva en la calle, ni siquiera coches parados.
Estaban tirados uno junto al otro y pegados al interior de la parada.
De pronto el muchacho abrazo a la chica y la cubrió con su cuerpo.
Supongo que la mujer estaba aterrada y el galán la protegió.
Pero no quedo ahí, entre el fin de la primera y segunda alarma, se incorporaron un poco y se quedaron sentados uno al lado del otro con sus rostros casi pegados y el muchacho acariciando sus cabello largo.
Vino la segunda alarma y los dos cayeron abrazados, casi desentendiendose del peligro, en un evidente abrazo amoroso con un rápido juego de manos y ropas. Terminó la segunda alarma y quedaron ahí acostados en el suelo en un evidente acto de amor.
No cruzaban casi palabras, solo las caricias propias del acto.
Pasaron otras dos alarmas y siguieron allí, en el suelo de la parada. Vino la tranquilidad, se levantaron despaciosamente, arreglándose sus ropas.
Se separaron un poco con las manos tomadas y con sus miradas clavadas cada uno en el fondo de los ojos del otro.
Se volvieron a abrazar en un beso profundo, se separaron un poco nuevamente con las manos entrelazadas. Comenzaron a alejarse cada uno en una dirección diferente soltando sus manos de a poco hasta un leve contacto final con la punta de los dedos.
Siguieron su camino sin siquiera darse vuelta una vez, apresurando su paso para llegar a sus destinos.
Salí de mi escondite, y comenzé a pensar en el título de la novela española de la RTVE.

iPad y yo


Este relato lo escribi para el diario de la Olei beer Sheva

La historia comenzó hace algunos años cuando Steve Jobs presentó el 27 de enero de 2010 una especie de iPod grandote, con una pantalla de 10 pulgadas. EL flechazo del Cupido tecnológico fue instantáneo, pero con ese pequeño dolor en el ego de las cosas imposibles.
Leía todo lo que se publicaba sobre el aparato, las maravillas que hacia y sobre las cientos de aplicaciones que aparecían mes a mes.
No se hablaba de un computador portátil pero tampoco de un simple reproductor de música.
Hasta soñaba con el aparato. Cuando entrábamos a algún shoping mientras mi esposa miraba y compraba ropa yo entraba en los negocios donde lo vendían . Lo tomaba en mis manos y lo acariciaba para luego dejarlo sobre el mostrador mientras una lagrima se deslizaba por mi mejilla.
Hasta que llegó el día, estábamos en Madrid, un paseo corto de algunos días. Caminando por la calle Preciados desde la Puerta del sol hasta la Gran vía pasamos por El corte ingles, el gran emporio de ventas español( nunca entendí lo de ingles) y el me miró desde la vidriera.
Pare en seco y le devolví la mirada. Hasta me pareció que la brillante pantalla me pestañeó. Ahí vi el precio, la oferta me pareció mucho mas barata que el precio israelí. Le avise a Claudia y subí al piso de computación. Me conecte a internet en uno de los computadores de muestra que había en las mesas .
Busqué los precios en Israel...la diferencia era considerable. Derrotista como siempre pensando que igual era caro,  baje y le conté a mi esposa.
-¡ Compralo! - Me dijo.
-¡ ¿Para que, quien soy yo, para que lo quiero?!- Le contesté y seguí caminando unos pasos.
Ahí, doña Claudia me tomó del brazo y me ordenó:
-¡ Subí...y compralo!
Le obedecí y transpirando de emoción, subí nuevamente, me acerqué a un vendedor y lo compré junto a un estuche especial.
Baje del negocio contento como un chico con bicicleta nueva.
Ya de vuelta a casa comenzaron los amoríos con el y las aplicaciones que me fueron deslumbrando.
Por ejemplo este HD2office en cual estoy escribiendo ahora y otra que descubrí. A mi mujer y a mi siempre nos gusto comprar en el aeropuerto de Madrid o de Barcelona la revista Muy interesante. En Israel quise hacer la suscripción pero era una  "misión imposible" y hete aquí que crearon la app para iPad por un precio inclusive mas barato que en los puestos de diarios... e inclusive interactiva. ¡un orgasmo de lectura!
Ahora con el tiempo ese amor comenzó a ser considerado por Claudia como el de una amante. Los celos al pobre " rectángulo negro" la comenzaron a atormentar con sus consecuencia para mi.
Lo solucioné solamente cuando baje la app de la RTVE y le puse un capítulo  anterior de la novela "Amor en tiempos revueltos " mientras cenábamos.
Shoin, se acabaron los celos.
¡Un idilio! Hasta el día anterior al último conflicto con muestros vecinos de Gaza.
Llegamos al geriátrico donde esta mi suegra y abrí mi cartera...
¡ Y...oy bey iz mir....! ¿ Donde está....Socorro? Desapareció, corrí  al trabajo, a casa... ¡ Nada! Ademas de la tristeza por la ruleta rusa de los cohetes de Hamas esa desgracia....
Pase los días de la guerra con doble depresión, inclusive comencé a estudiar que iPad comprar... Hasta que el sábado pasado a las dos de la tarde en la casa de mi hija, donde festejábamos el cumple de nuestra nieta, sonó mi celular...atendí...una voz joven me dijo en hebreo, por supuesto:
-¿ Vd es Daniel Kritz...quizás perdió algo, un iPad...quizás?
-¡ Siiiii, y estoy re-triste por eso!- le conteste.
- Bueno, no se preocupe lo tengo yo, mi madre lo encontró y como no sabía que era me lo dió. Busque sus datos y lo llame. Hoy estoy en casa y puede pasar a buscarlo.
Estuve en estado de shok alegríco durante un rato....no lo podía creer....
Esa nochecita corrimos a comprar una caja de  bombones para la madre y fuimos a buscarlo.
Lior, el muchacho que lo encontró me guió con el celular hasta su casa.
Bajo de su departamento con el iPad bajo el brazo, me lo dió y le entregué la bombonera. En principio no la quiso aceptar, que era una obligación moral devolver lo que no es suyo. Lo convéncí y ahí me contó la historia.
Su mamá lo encontró en el geriátrico, su mama tiene también a la abuela internada. Ahí me di cuenta que se me debe haber caído y no lo percibí.
La guerra me provocó otro poco de dolor. A Lior lo enrolaron y lo llevaron a Gaza, solo el viernes volvió y se ocupó de investigar quien era el dueño y buscarlo. Me dio ganas de abrazarlo y besarlo, me contenté con darle un apretón de manos.
Volviendo en el coche, Claudia me dijo que quizás no tanto la ponía contenta el hecho de haber recuperado la tableta sino haber recuperado la "Emuná" ( confianza ) en la gente. Concordé con ella pero en mi interior mi corazón bailaba de contento.
Tenía que escribir un articulo, no se porque me vino a la cabeza el libro Platero y yo, ahí se me ocurrió el título de este relato...iPad y yo.